NOTA | Apoyan mutuamente su lucha por dignidad y justicia

Tixtla, Guerrero, 24 de noviembre de 2015.- Los padres y madres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, y el Consejo de Comunidades Damnificadas de La Montaña, se reconocieron como parte de la misma  lucha, frente a un gobierno injusto que reprime, miente, despoja y reprime por igual.

Durante el paso por Tixtla de la Caravana “La Montaña se levanta contra el hambre y la discriminación”, emprendida por las comunidades damnificadas de La Montaña desde el pasado lunes en exigencia de la atención a las necesidades provocadas por las tormentas Ingrid y Manuel y que permanecen desatendidas desde hace más de dos años, fueron recibidos en la Normal Rural de Ayotzinapa por los padres y madres de familia de los 43 normalistas desaparecidos.

“Queremos que sepan que el esfuerzo y la resistencia de cada uno de los municipios que hoy caminan por esta carretera también forman parte de este movimiento, por eso aquí está la recepción de los padres de familia para decirles que hoy ya nadie está solo, que todos estamos unidos en esta gran lucha para despojar del poder a quienes nos han hecho mucho daño.  Nos arrebatan a los jóvenes, asesinan a nuestros jóvenes, despojan a los campesinos de sus riquezas, les quitan lo que producen, les prometen el cielo y las estrellas y después se olvidan de que algún día los fueron a ver para que votaran por ellos. Hoy queremos invitarlos a ustedes también para que formen parte de esta resistencia, estatal y nacional porque no podemos quedarnos callados”, expresó Felipe de la Cruz, uno de los voceros del Comité de padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos.

“Es el momento de levantar la voz, es el momento de levantar nuestra lucha, porque para nosotros como padres y madres de familia es muy triste no saber nada de nuestros hijos a casi 14 meses. En caso mío soy madre de tres hijos, a mi hija mayor no la puedo ver, no puedo estar con ella, no puedo estar con mi hija menor, estoy en busca de mi hijo que está en medio, por eso yo siento coraje, rabia hacia el gobierno, que no nos ha dado ninguna respuesta de dónde están nuestros hijos, dónde los tienen. Por eso les digo a ustedes que se sumen a nuestra lucha, porque nosotros solamente exigimos la presentación de nuestros hijos, los 43 normalistas. Sé que ustedes lucha por la tierra y por el agua, así como nosotras luchamos por nuestros hijos”, expresó Cristina Bautista Salvador, madre de Benjamín Ascencio Bautista, uno de los normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero desde el 26 de septiembre de 2014.

Sobre la carretera que une la cabecera municipal de Tixtla con la ciudad de Chilpancingo, antes de llegar al arco de la entrada de la Normal Rural de Ayotzinapa a la altura del km 14, sucedió el encuentro entre los dos contingentes. Las comunidades damnificadas venían desde Atlixtac, en donde pasaron la noche a la intemperie, para llegar alrededor de las 16 horas a la Normal Rural.

“Desde 2013 el gobierno no ha cumplido con nuestras demandas ni con las minutas que hemos firmado, nosotros somos campesinos afectados por los fenómenos naturales de Ingrid y Manuel, pero antes llevamos la conciencia porque a cualquiera de nuestros hijos también le hubiera podido ocurrir lo que le ocurrió a los suyos. Ustedes nos han enseñado cómo luchar y a raíz de ello nosotros nos seguimos organizando como campesinos. Créanlo ustedes, padres de familia y estudiantes, que en cada mesa de trabajo en que nosotros vamos a estar, siempre vamos a exigir justicia para los 43 desaparecidos, para que el gobierno ya entregue a esos jóvenes, porque realmente vivimos en un país en donde no hay justicia”, expresó con fuerza Mauro Bruno García, integrante del Consejo de Comunidades Damnificadas de La Montaña en Acatepec.

Por su parte, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió medidas cautelares en favor de quienes integran el Consejo de Comunidades Damnificadas de La Montaña, con el propósito de salvaguardar la vida, la integridad personal, la libre manifestación, la protesta y la libertad de expresión, así como la integridad física y psicológica quienes integran y acompañan la Caravana, esto ante el contexto de violencia generalizada de la que ha sido sujeta la población general y las violaciones al derecho a la libre manifestación en contra de grupos sociales en los últimos meses, y en el marco de la caravana “La Montaña se levanta contra el hambre y la discriminación”.

La CNDH giró oficios al Subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaria de Gobernación Federal, Roberto Campa Cifrián, así como al Secretario de Gobierno del estado de Guerrero, Florencio Salazar Adame para solicitar la adopción de las medidas cautelares con el fin de evitar la consumación irreparable de violación a derechos humanos o la producción de daños de difícil reparación. De igual manera, solicitó que en todo momento se privilegie el diálogo se garantice un canal de diálogo abierto entre autoridades estatales y federales con los integrantes del Consejo de Comunidades Damnificadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.