NOTA INFORMATIVA | Entrega del Ayuntamiento Municipal de Tlapa. Es peligroso ser defensor en la Montaña de Guerrero

Tlapa de Comonfort, Guerrero, a 12 de febrero de 2020. A cinco meses de la desaparición y asesinato del defensor de derechos humanos, Arnulfo Cerón Soriano, el Frente Popular de la Montaña (FPM) entrega el Ayuntamiento Municipal, tomado desde el 13 de octubre de 2019 para presionar que apareciera con vida el defensor, después de encontrarlo asesinado y enterrado a tres metros bajo tierra, la exigencia fue de justicia. Sin embargo, el proceso jurídico para castigar a los responsables materiales e intelectuales no está consumado, pero la apuesta es que las autoridades estatales y federales puedan buscar los mejores atajos para que la familia acceda a la justicia.

En la entrega del Ayuntamiento Municipal participó Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, el Frente Popular de la Montaña, Misael Rojas en representación de Alejandro Encinas de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, Ricardo Neves, representante de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, Stefan Zimmer en representación del grupo de organizaciones nacionales e internacionales, Dionicio Merced Pichardo, presidente municipal de Tlapa y Héctor Astudillo Flores, gobernador del estado de Guerrero. Sin embargo, también acompañaron organizaciones de derechos humanos que han dado seguimiento al caso de Arnulfo Cerón como Servicios y Asesoría para la Paz A.C., la Red Nacional de Organizaciones Civiles de Derechos Humanos (Todos los Derechos para Todas y Todos) y el Centro de Análisis e Investigación; cabe mencionar que Amnistía Internacional desde que desapareció Arnulfo Cerón ha dando seguimiento al caso.

El “Acto público de desagravio por la desaparición y asesinato del defensor Arnulfo Cerón Soriano”, donde quedó el precedente de los agravios no sólo por el asesinato de Arnulfo Cerón sino por otras familias que también buscan a sus seres queridos.

En este acto público Abel Barrera, director de Tlachinollan, comentó que la violencia perpetrada por los grupos de la delincuencia organizada, en colusión con las autoridades no debería pasar porque vulnera la convivencia pacífica y el estado de derecho, si sigue así estaríamos cancelando una sociedad democrática en Tlapa.

“El trabajo, la defensa de los derechos humanos se hace por amor a la vida y a la justicia, por la pasión de construir un futuro mejor para las ciudadanas y ciudadanos de Tlapa. En este sentido, se tuvo que levantar la voz y exigir que las instituciones apoyen y que la Fiscalía se evocara a la investigación. El compromiso claro del gobernador fue importante. Por eso vemos la importancia de cuando la autoridad decide abrir la puerta para que realmente las víctimas que sufren en silencio, con tristeza y dolor, sean escuchadas. Señor gobernador, desde octubre de 2019 han llegado 30 familias que tienen a sus seres queridos desaparecidos desde 2017 a 2020. Los últimos tres años han sido siniestros. Señor gobernador, con este drama, no se puede seguir contando cadáveres y seguir contando tragedias. La última semana de búsqueda se encontraron cuatro cuerpos en la colonia Contlalco y tres restos de personas en Barranca Honda, así como cinturones, pantalones, bóxer y calcetines”, afirmó Abel Barrera.

Por su parte, Ricardo Neves, en representación de la ONU-México, puntualizó que la coordinación de autoridades estatales y nacionales deberían ser una pauta para buscar a personas desaparecidas. Así mismo, dijo que la impunidad es un complejo terreno para las y los defensores de derechos humanos. En este sentido, “la justicia es la principal medida preventiva. Este es un caso [Arnulfo Cerón] muy relevante para la ONU y prioridad en nuestro trabajo. Seguiremos acompañando el proceso con mucho interés y con la esperanza que las instituciones del estado de Guerrero esclarezcan plenamente los hechos y puedan condenar a los autores intelectuales como materiales. El mensaje es que en Guerrero no se puede atacar a los defensores de derechos humanos, es la principal expectativa que nos reúne hoy y que, además, puede generar un precedente, un ejemplo para otros estados”.

“México se ha vuelto uno de los países más peligrosos del mundo para defender los derechos humanos, tan sólo el año pasado nuestra oficina ha documentado 30 asesinatos de personas defensoras de derechos humanos y 12 asesinatos de periodistas… las personas defensoras, también se enfrentan a otros tipos de agresiones, físicas, desprestigio, denostación y criminalización, claramente son represalias que enfrentan por su legitima labor”, sentenció Ricardo Neves.

En la intervención del gobernador, Héctor Astudillo Flores, dijo que su ánimo es que se haga justicia en un caso como el de Arnulfo Cerón. “Pido disculpas por no haber hecho más. Me hubiera gustado que no fuera la muerte de Arnulfo la motivación para es estar aquí”. A través de la Fiscalía, mencionó que «hay 18 personas que están vinculadas a proceso”. También se anunció el compromiso para depurar a elementos de la policía y tránsito municipal. Continuo, “no quisiéramos que pasara esto, pero lamentablemente pasa… sin embargo, que nunca más una persona defensora de derechos humanos sea desaparecida y que le sea arrebatada la vida de manera cobarde”.

El acto culminó aproximadamente a las 14:00 horas. Cabe señalar que, en el transcurso del acto, justo cuando habló el presidente municipal varias personas le gritaron que se saliera y entre voces en susurro comentaron que otra vez volvían las mismas “ratas”. Al final se calmó el abucheo, pero empezaron a gritar consignas de exigencia de justicia por el asesinato de Arnulfo Cerón.

Una historia de terror, de ausencias y esperanzas: «¿quién te desapareció?»  

El defensor de derechos humanos, Arnulfo Cerón Soriano, fue desaparecido el 11 de octubre de 2019, a las 20:00 horas, cuando salió de su domicilio para dar una plática en un centro de Alcohólicos Anónimo (AA), ubicado en la colona Caltitlán de Tlapa, Guerrero. Al otro día su camioneta apareció en algún lugar con las llaves puestas. Por varios días no se supo de su paradero.

Las autoridades no se movilizaron para buscar al defensor de derechos humanos, excepto la policía de tránsito que recorrió las salidas de la ciudad. Dos días más tarde la Guardia Nacional y los militares mantenían retenes en los márgenes de Tlapa sin ninguna revisión estricta. Sin embargo, a un mes de haber transcurrido la desaparición de Arnulfo la presión nacional e internacional se había elevado, fue como se presionó a las autoridades para realizar las búsquedas correspondientes. El 20 de noviembre se encontró al defensor de derechos humanos a tres metros bajo tierra en el lugar denominado “Los Tres Postes”.

La denuncia por la desaparición en el caso Arnulfo se interpuso el 12 de octubre en la Fiscalía Especializada en Materia de Desaparición Forzada y Búsquedas de Personas Desaparecidas en Chilpancingo. La carpeta de investigación es 12022510400165121019. Al momento de que la familia interpuso la denuncia no había siquiera personal, además de irregularidades en la actuación de las autoridades.

La desaparición del defensor, Arnulfo Cerón, con una trayectoria histórica de luchar por los más desfavorecidos en la Montaña, fue perpetrada por integrantes del crimen organizado que mantienen contralado Tlapa, el operador le apodan “La Chiva”: principal personaje que sembró terror y muerte; la agudización de la violencia delincuencial se reflejaba en las ejecuciones, las desapariciones, vehículos quemados, narcomantas y balaceras. Un lugar sin ley y silenciado por las balas.

Tuvo que desaparecer y ser asesinado Arnulfo Cerón para detener a 18 integrantes de la delincuencia organizada, entre ellos “La Chiva” y remover las estructuras del poder local con la detención de Marco Antonio García Morales, jefe de gabinete del Ayuntamiento, el 18 de diciembre, además de otras personas involucradas indirectamente del mismo Ayuntamiento.

El proceso jurídico continúa hasta que se pueda consumar el acceso a la justicia para los familiares no sólo de Arnulfo Cerón, sino de más de 32 desaparecidos y más de 80 homicidios en Tlapa, en los dos últimos dos años.

Encontrar a Arnulfo Cerón para muchas familias de Tlapa fue una luz, fue un parteaguas para seguir buscando a otros desaparecidos y desaparecidas. Después del 20 de noviembre se han llevado acabo tres jornadas de búsquedas en la que se han encontrado al menos siete cuerpos humanos, todos encontrados en diferentes partes de Tlapa, por supuesto habría que esperar que la Fiscalía de a conocer los resultados de identificación. En un boletín, Tlachinollan denominó a estas tierras como “el otro cementerio”, precisamente porque la delincuencia organizada ha sembrado cuerpos en las barrancas y cerros.

Todo el proceso de búsqueda, las familias, desde Arnulfo hasta con el colectivo Luciérnaga, han atravesado por intimidaciones, incluso amenazadas de muerte, por parte de integrantes del grupo de la delincuencia organizada.