NOTA INFORMATIVA | Madres y padres de los 43 en la tribuna del congreso del estado de Guerrero

Chilpancingo de los Bravos, Guerrero, a 8 de octubre de 2019. Investigar y castigar a los y las responsables directos e indirectos como atisbo de verdad y justicia, con miras a encontrar a los 43 normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014, fue la piedra angular en la exigencia de las madres y padres en conjunto con los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa en el recinto del congreso del estado de Guerrero.

A cinco años, madres y padres de los 43 normalistas desaparecidos en 2014, en Iguala, llegan a la tribuna del congreso del Estado.

Las seis principales exigencias de las madres y padres en el congreso de Guerrero son las siguientes: primero, lamentan que a cinco años de la desaparición de los normalistas apenas les estén dando la tribuna y lejos de exigir verdad y justicia se han unido a las descalificaciones de madres y padres así como al movimiento. Segundo, que se mande a citar a Lambertina Marín, expresidenta del Tribunal Superior de Justicia, para que comparezca el destino de los videos que fueron tomados en el Palacio de Justicia el 26 de septiembre en Iguala. Tercero, exigen al congreso del Estado se exhorte a la Fiscalía General de la República que realice una investigación exhaustiva para dilucidar la responsabilidad de Ángel Aguirre Rivero, Iñaki Blanco y Leonardo Octavio Vázquez Pérez. Cuarto, que se exhorte a la Fiscalía General del Estado de Guerrero para que ponga a disposición de las autoridades competentes a los policías ministeriales y al Secretario de Seguridad Pública a policías estatales implicados en el caso Ayotzinapa para que sean investigados. Quinto, que se exhorte a los Ayuntamientos de Huitzuco, Cocula y Tepecoacuilco para que se ponga a disposición de las autoridades para la investigación y se deslinde de responsabilidades. Sexto, para dar cumplimiento a los puntos anteriores, madres y padres de los 43 estudiantes, solicitan la creación de una Comisión Legislativa del Estado de Guerrero, pidiendo que se establezca una fecha de reunión para los efectos. Más tarde el congreso local creo la Comisión Especial del Caso Ayotzinapa para coadyuvar a conocer la verdad de lo ocurrido el 26 de septiembre en la ciudad de Iguala.

Que las madres y los padres tomarán la voz en la tribuna del congreso ha sido un hecho insólitos y simbólicamente importante en cuanto a la transgresión de los espacios de poder, pese a todo, los familiares exigen acciones concretas para encontrar a sus hijos.

Mario César González Contreras, padre de César Manuel González Hernández, estudiante desaparecido e 2014, en la tribuna del congreso interrogó “¿Qué es lo que queremos nosotros? ¿para qué venimos? Continúo. Les queremos decir que a estos cinco años es el mismo dolor como al principio. No ha cambiado absolutamente nada. Desafortunadamente todavía hay diputados y diputadas que quieren golpear al movimiento, que quieren golpear a los 43 padres de familia y ese es el coraje que a veces nos da. Es importante que llamen a Lambertina para saber que pasó con esos esos videos que nos darían pistas del paradero de nuestros hijos. Por qué desaparecer esos videos, ¿cuál es el motivo? No lo sabemos. A mí me llama mucho la atención, afortunadamente no soy de Guerrero, pero nunca había visto tanta muerte, tanta complicidad, tanta impunidad; nunca había visto un embolsado, sin embargo, lo que me sorprende es el silencio de las autoridades, el silencio del que todo está bien. Yo me pongo a pensar que estuvieron pensando esos 43 muchachitos cuando muchísimas porquería de personas, policías municipales, ministeriales, federales que los estaban atacando a balazos. Que pensaban. Que miedo tenían. ¿Por qué ese ataque tan cobarde? Señores diputados queremos ponerles la esperanza y decir que queremos caminar con ustedes, pero queremos caminar con la verdad, que ustedes hagan su trabajo y llamar a las personas involucradas en el caso para que se sepa que es lo que pasó y cuantos ministeriales, estatales y federales participaron. Quiero encontrar a mi hijo, por el simple hecho de estudiar en una escuela normal, de saber las convicciones que tiene, ahora no lo encuentro. ¿Por qué tienen que estar con este silencio? … creo que ya basta de tanta impunidad”.

“No pasa nada. ¿Ustedes que conocen de leyes señores diputados y diputadas no les parece justo que esta persona debe de comparecer? Lambertina Marín, es la responsable de haber presentado esos videos, ¿cuál es el motivo que la impulsó ocultarlos?. Recalco, también exigimos a la Fiscalía General del estado de Guerrero, pues hay policías ministeriales involucrados en la desaparición de nuestros hijos, hay teléfonos de nuestros hijos que estuvieron en manos de los ministeriales. Todo está en la impunidad, parece que el Estado tiene miedo tocar Iguala, Huitzuco, Cocula y Tepecoacuilco”, sentenció desde la tribuna Don Emiliano Navarrete Victoriano, padre de José Ángel Navarrete González, normalista desaparecido.

Por su parte, Cristina Bautista Salvador, madre de Benjamín Ascencio Bautista, estudiante desaparecido, con la angustia en el corazón exigió que “como madres y padres que se comprometan como diputadas y diputados de esclarecer los hechos. Han pasado cinco años y ustedes no se movieron ni siquiera un dedo para saber dónde están los normalistas, para saber dónde se los llevaron; han pasado cinco años y ustedes sin hacer nada. Estamos aquí para exigirles a ustedes que ya es momento de que trabajen como diputados y diputadas, no es justo que han pasado cinco años sin hacer nada. Para nosotros es una desesperación tan grande de ver que no se avanza en las investigaciones, recuperar los videos para nosotros es muy importante, pero dicen que no saben nada. Queremos llegar pronto a la verdad porque como madres y padres estamos muy desesperados”.

Los desaparecidos: ni muertos ni vivos. El fenómeno de la desaparición es un problema que trasciende las fronteras mexicanas. Las familias no sólo de los estudiantes normalistas sino miles en el país viven en una incertidumbre latente; una tortura eterna desde hace cinco años. Las respuestas de las autoridades no han sido más que para lastimar a las madres y los padres de los normalistas. Más allá de las investigaciones jurídicas o de las acciones de protestas ¿qué hacer?