Boletín | Exhumación de los restos del luchador social Bernardo Ranferi Hernández Acevedo,

Ahuacotzingo, a 17 de agosto del 2019
El día de hoy, se llevan a cabo la exhumación de los restos del luchador social Bernardo Ranferi Hernández Acevedo, su esposa Lucía Hernández Dircio, su ahijado Antonio Pineda Patricio y su mamá, Juana Dircio Barrios. Ello marca, casi dos años después de los hechos, el inicio de investigaciones serias y objetivas para el esclarecimiento del asesinato múltiple.
Familiares acudieron hoy a los cementerios de Ahuacotzingo, Nejapa y Chilapa de Alvarez, en los cuales están sepultados los restos de los cuatro asesinados, para llevar a cabo la exhumación ordenada por el poder judicial. Estuvieron acompañados por Organizaciones de la Sociedad Civil y por personal de la Secretaría de Gobernación, incluyendo el Subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas Rodríguez.
Ranferi Hernández Acevedo luchó toda su vida en el estado de Guerrero, junto con organizaciones campesinas, por condiciones de vida dignas para la población y contra las graves violaciones a derechos humanos perpetradas por las autoridades. Decidió buscar la transformación social por la vía política, volviéndose presidente estatal del PRD, y posteriormente diputado, usando su posición para defender causas justas. Por denunciar públicamente el gobernador del estado por la masacre de Aguas Blancas, fue perseguido por las autoridades, su familia sufrió atentados contra su vida y se tuvo que exiliar un tiempo a Europa.
En octubre 2017, durante la precampaña presidencial en la cual impulsaba con otros líderes históricos del PRD el grupo “pro-AMLO”, su camioneta fue detenida por sujetos armados cuya identidad se desconoce; unas horas después, los restos calcinados de Ranferi y de su esposa, suegra y ahijado fueron encontrados en la cajuela y el asiento trasero de la camioneta.
Este cuadruple asesinato se inscribió en una ola de violencia política que marcó a las elecciones del 2018 como las más violentas desde hace un siglo, con más de 100 personas asesinadas por motivos políticos, una de cada tres en el estado de Guerrero.
El Equipo Argentino de Antropología Forense fue solicitado por la familia y la defensa para realizar las necropsias de los cuerpos de Ranferi Hernández Acevedo, de su esposa y de su ahijado. El EAAF es conocido internacionalmente por la excelencia de su trabajo; en el caso Ayotzinapa, jugaron un papel clave para coadyuvar con el GIEI y los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en desmontar la llamada “verdad histórica” creada por las autoridades mexicanas.
Tenemos la esperanza que la colaboración de esos expertos internacionales permitirá conocer las causas de la muerte de Ranferi y sus familiares, así como encontrar indicios que lleven a la identificación de los autores materiales e intelectuales para que sean sancionados y que se garantice la reparación integral de su familia.
Es tiempo que las autoridades mexicanas tomen acciones contundentes para terminar con el reino de la impunidad que alimenta la ola de asesinatos de defensores de los derechos humanos.