BOLETÍN | Telar de historias… de sueños y tragedias

  • Exigimos el cumplimiento de las recomendaciones sobre violencia obstétrica
  • Exigimos justicia en los casos de feminicidios en la Montaña

 

Chilpancingo, Guerrero, a 06 de marzo 2020.- En el marco del Día Internacional de la Mujer, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, realizará el tercer Tribunal de Consciencia de las Mujeres para evidenciar las violencias que viven en la Montaña y Costa Chica de Guerrero, presentando siete casos que abordaran la violencia feminicida y obstétrica, así como desaparición y muerte materna.

En la Montaña de Guerrero, las mujeres sufren en sus comunidades por la violencia patriarcal ejercida por sus parejas y las autoridades comunitarias. Desde su niñez han tenido que soportar el dolor y la opresión de sus padres. Pero, también, sufren la violencia sistemática de las instituciones que no las escuchan, no las ven, y hacen caso omiso de su reclamo de justicia.

Esta violencia de género refleja, primeramente, una crisis de inseguridad generalizada en Guerrero y, por otra parte, la violencia machista “nos están matando”. Los feminicidios, un crimen contra las mujeres, que vive Guerrero es invisibilizada por las autoridades. No importan esas vidas precarias en un sistema capitalista patriarcal. En el 2019, fueron tan solo 16 feminicidios, de los 170 asesinatos de mujeres. Mientras en el resto del país un tercio de los asesinatos de mujeres es catalogado como probable feminicidio y en Guerrero menos del 10%. La tasa de mortalidad materna es 2,5 veces más alta en Guerrero que en el resto del país. En la Montaña, Tlachinollan, acompaña seis casos de feminicidios y siete muertes maternas de 2017 a 2019.

El día de hoy, miramos los rostros, las imágenes de una Montaña ensangrentada y las voces que rompieron el silencio para denunciar el asesinato de mujeres indígenas, violencia obstétrica y desaparición. Los hechos son aterradores a tal grado que no se pudieron contener las lágrimas y el dolor. Sin embargo, son más las ganas de exigir justicia para las hijas y las madres que fueron víctimas de feminicidio, fueron desaparecidas y padecieron violencia por parte de las instituciones de salud.

A este tercer Tribunal de Conciencia de las Mujeres estuvieron juezas como Rebeca Ramos Duarte, directora de Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), Miriam Pascual Jiménez, abogada del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) y Martha Figueroa, integrante del Comité de América Latina y el Caribe por la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM), en sus intervenciones evidenciaron la falta de atención que hay de parte de las autoridades locales, estatales y federales. Compartieron el dolor y las lágrimas juntas con las familias que relataron los hechos atroces de sus hijas o madres. “Ya no más silencio, queremos gritar que nos están matando. Queremos decirles a las autoridades que hagan su trabajo para que las familias puedan acceder a la justicia. Lo que queremos es romper el silencio, no podemos quedarnos sin hacer el escándalo para que no se sigan repitiendo los feminicidios, desapariciones o violencia obstétrica”.

La presencia de las autoridades en el Tribunal es fundamental, porque busca que conozcan los rostros y las voces detrás de los relatos desgarradores de las mujeres sobrevivientes y de sus familias; que pongan atención a las recomendaciones de las expertas feministas, pero, también, que respondan a los planteamientos concretos y que propongan medidas concretas para aportar justicia, verdad y reparación a las víctimas que sufren en silencio.

Atentamente

Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan